lunes, 25 de agosto de 2014

El Siglo de Oro Español ilustrado por Joan Mundet



En el año 2002, El Pais-Aguilar publicó por fascículos junto al diario El Pais en su edición dominical "El Capitán Alatriste de Arturo Pérez-Reverte y la España del Siglo de Oro". Este libro contenía una versión en comic del libro de Pérez-Reverte "El Capitán Alatriste", del que no haremos comentarios, junto con una selección de textos e ilustraciones que pretendían hacer entender y ver esa época en la que el capitán Alatriste vivía.

Las ilustraciones son obra de Joan Mundet, y que ha sido el ilustrador de la mayoría de los libros del Capitán Alatriste y de otra versión en historieta. Y son realmente estas ilustraciones las que vale la pena ver del libro. Escenas cotidianas, postales de los lugares claves de las ciudades y sus gentes, anecdotas, y en definiva, un inmenso trabajo de investigación y de arte.












Entre diversos genios de la época (de izquierda a derecha: Velazquez, Lope de Vega, Quevedo, Calderón de la Barca y Góngora) en el centro tenemos a Juan Eslava Galán y Arturo Perez-Reverte leyendo El Quijote.












domingo, 24 de agosto de 2014

LOS 4 FANTASTICOS -100 números-


 La colección de los 4 Fantásticos fue la quinta colección que publicó Comics Forum. Un viernes 11 de Febrero de 1983 apareció en los quioscos y librerías el nº 1 del que es, sin duda, uno de los títulos más carismáticos de toda la historia de los comics Marvel. En este primer ejemplar se comenzaba con la publicación del 201 y 202 de Fantastic Four, por lo que Forum iniciaba la singladura editorial de Reed, Sue, Ben y Johnny coincidiendo con una nueva etapa de la propia colección USA. El equipo creativo de este primer número fue el siguiente: Marv Wolfman (guión), Keith Pollard (dibujo) y Joe Sinnot (tintas). Y ellos se encargarían, durante algunos números, de narrarnos los episodios de Los 4 Fantásticos.


En dicho número, Reed, Sue, Ben y Johnny dejan Latveria (después de haber ayudado a Zorba a obtener el trono), para volver a su cuartel general: el edificio Baxter. A su regreso, la computadora del edificio se rebelará contra sus propios usuarios. En la segunda parte del comic se enfrentarán contra Quasimodo, y John Buscema realizará el dibujo de este episodio.
El nº 2 (203/204 USA), incluirá en su primer episodio el enfrentomiento de Los 4 Fantásticos contra unos «dobles» malignos creados por un niño mutante: Pero lo más importante de este segundo número, es el comienzo de una línea argumental que llevará a tres de los componentes del grupo (Reed, Sue y Ben) al planeta Xandar. Mientras, la Antorcha Humana ingresa en una Universidad contra la que acabará peleando (ayudado por Spiderman) al descubrir que es propiedad del Enclave. La Saga de Xandar durará hasta el número 7 y enfrentará a nuestros personajes contra los Skrulls -en el nº 3 (205/206 USA)-, Sphinx -en el nº 4 (207/208 USA)-, Galactus -en el nº 5 (209/210 USA)- y Terrax -en el nº 6 (211/212 USA)-. La conclusión -en el nº 7 (213/214 USA)-, nos mostrará un enfrentamiento entre Sphinx y Galactus por la posesión de la Tierra, que ganará el devorador de mundos. En el transcurso de esta línea argumental, John Byrne entra a formar parte del equipo creativo, realizando, con en el 209 USA, su primer trabajo para Los 4 Fantásticos.

El nº 8 (215/216 USA) narra durante sus dos episodios la historia de un científico -inventor de una máquina evolucionadora- que a causa de las heridas que le producen unos gamberros, se someterá a un cambio que lo convertirá en «algo más que humano». En el número 9 (217/218 USA), Los 4 Fantásticos se enfrentarán a su robot auxiliar (creado en el nº 5) llamado: Herbie. En la segunda historia del mismo número, tendrá lugar un enfrentamiento contra Los 4 Temibles, en el que también aparecerá Spiderman. El nº 10 es un tanto especial, pues en él se nos presenta el nuevo equipo creativo: Doug Moench, Bill Sienkiewicz y Joe Sinnott, dentro de una aventura en la que aparece Namor. Y en segundo lugar, es especial porque en él se inicia una saga de dos episodios (acabará en el 221 USA), que será la primera historia de Los 4 Fantásticos en la que John «The Best» Byrne realize el guión y dibujo.


En el nº 11 (221/222 USA) el nuevo equipo formado por Moench/Sienkiewicz/Sinnot continúa su trabajo, esta vez narrando una historia que tendrá a Nicolás Scratch -hijo de Agatha Harkness-como principal villano, junto a Los Siete de Salem. En el n2 12 (223/224 USA) también comienza una historia de dos partes, que finalizará en el siguiente número, y que tiene como protagonista especial a Korkón, el Dios Ciego del Fuego. En la segunda parte del nº 13 (226/227 USA), Sienkiewicz es entintado por Pablo Marcos y Bruce Patterson, y aparecerán los Shogun Warriors (especie de robots gigantes). El nº 14 (226/227 USA) verá acabar la aventura anterior y presentará otra que tendrá como protagonistas a una serie de parásitos extraterrestres. El nº 15 (228/229 USA) tendría en su primera parte una historia autoconclusiva centrada en Franklin Richards. En la segunda, se iniciaría una línea argumental en la que intervendrían Los Vengadores, y que abarcaría el nº 16 (229/230 USA) y el nº 17 (231 USA); número -este último- que marca el final de la etapa realizada por Doug Moench, Bill Sienkiewicz y Joe Sinnot. El nº 18 es el gran número. John «The Best» Byrne toma las riendas de la colección, ocupándose del guión, lápiz, entintado y dibujo de portadas (ya que muchas se las entintará Terry Austin, amigo personal del autor). Su trabajo en Los 4 Fantásticos comienza con la realización de historias autoconclusivas que sólo ocuparán un número USA. Por esa razón, y dado que Comics Forum publica un comic y medio por ejemplar, los lectores tendrían 3 historias por cada dos números. De tal forma que en el nº 18 (232/233 USA) y nº 19 (233/234 USA), Los 4 Fantásticos se enfrentarán a los cuatro poderes elementales (agua, fuego, tierra y aire), que han obtenido la vida gracias a los hechizos mágicos de Diablo; la Antorcha Humana se encontrará con Cabeza de Martillo y, de nuevo el grupo al completo, afrontará una serie de desastres provocados por un hombre aparentemente «sencillo», pero dotado con un extraño poder. El nº 20 (235/236 USA) comenzaba con Una historia centrada en Ego, el planeta Viviente; para después seguir con el número 236 USA que marcaba el 20 Aniversario de la colección y que enfrentaba a nuestro grupo con su enemigo más incansable e imperecedero: el Doctor Muerte y que finalizaría en el nº 21 (236 USA). En los números 22 (237/238 USA) y 23 (238/239 USA) de nuevo tenemos tres historias autoconclusivas.


 En la primera todo circulará alrededor de una extraterrestre, de casi tres metros de altura, que desea reparar su nave espacial. En la segunda (con dos partes, publicadas en cada uno de los comics Forum), ocurren dos hechos de gran importancia: Frankie Raye se revela como una Antorcha Humana femenina y Mr. Fantástico -en un nuevo intento de devolverle la forma humana a Ben Grimm- hace que la Cosa retome su primitiva apariencia original. Finalmente, en el nº 23, la colección verá aparecer por primera vez en su historia a la famosa tía Petunia. El número 24 (240/241 USA) tiene una primera parte en la que Los 4 Fantásticos asisten al nacimiento de Luna (hija de Pietro y Cristal) y al traslado del Gran Refugio de Los Inhumanos (Attilan), que dejará el Hi-malaya para encaminarse a su nuevo destino: la Zona Azul de la Luna. En la segunda parte, se inicia una historia que llevará a Reed, Ben, Sue y Johnny hasta el corazón de Wakanda. En el n2 25 (241 /242 USA) acaba la historia de Wakanda y da comienzo una saga que tendrá a Terrax como contrincante y a un Galactus moribundo necesitado de energía. Esta línea argumental ocupa todo el número 26 (243/244 USA) y la primera parte del 27 (244/245 USA). En la segunda parte de dicho número tenemos de nuevo un episodio centrado en Franklin Richards, en el que se convierte (gracias a sus poderes potenciales) en algo parecido a un dios.


 En el nº 28 (246/247 USA) los robots programados del Dr. Muerte atacan a Los 4 Fantásticos y reviven a su amo, quien les «pedirá» ayuda para recuperar su trono de Latveria. El Dr. Muerte destrona a Zorba en la primera parte del nº 29 (247/248 USA), en cuya segunda historia aparecen Los Inhumanos. En los números 30 (249/250 USA) y 31 (250 USA), John Byrne celebra el nº 250 USA de Los 4 Fantásticos, enfrentándolos contra el Gladiador (de Xh'iar) y cuatro Skrulls que adoptan la forma de 4 miembros de La Patrulla-X. Una vez terminada esta línea argumental, Los 4 Fantásticos volverán a encontrarse con los Skrulls en el n2 32 (Annual 17 USA) y 33 (Annual 17/251 USA), y esta vez serán los tres que (en el nº 1 USA) fueron convertidos en vacas por Reed mediante hipnosis.

En la segunda parte del 33, Los 4 Fantásticos inician la Saga de la Zona Negativa, que se desarrollará a lo largo de los números: 34 (252/253 USA), 35 (253/254 USA), 36 (255/256 USA) y 37 (256/257 USA). De estos destacan, especialmente, el episodio apaisado u horizontal (252 USA) así como los que aparece el Regidor de la Matrácora, pues en ellos Reed y Sue conciben a su segundo hijo. En estos momentos, John Byrne empalma las grandes sagas de forma sucesiva. Así, al término de la transcurrida en la Zona Negativa, comenzará el capítulo final de: El Juicio de Galactus, cuya primera parte ya fue narrada en los números 25 al 27, y cuya segunda abarcará el 37, 38 (258/259 USA), 39 (260/261 USA), 40 (261/262 USA) y 41 (262/263 USA). Esta saga cósmica, de proporciones inconcebibles, planteará las posibles responsabilidades éticas, morales y de pura supervivencia en el Universo, -atribuidas a Reed Richards- y que él no tuvo en cuenta cuando salvó a Galactus de la muerte en el nº 27. Además, y pararelamente a este conflicto, el Dr. Muerte «parece» morir; Estela Plateada destruye a Terrax y Sue Richards anuncia su segundo embarazo. Asimismo es importante reseñar el nº 262 USA porque es donde John Byrne «confiesa» que para escribir sus historias ha de llamar primero al Edificio Baxter y por ser un número que el autor dedicó a la memoria de su amigo fallecido: Duffy Wohland.

La segunda parte del nº 41(que tiene lugar varios meses después del Juicio de Galactus), ya situará a la familia Richards en su nuevo domicilio de Belle Porte (Connecticut). Paralelamente a ello, Ben y Johnny se enfrentarán al Hombre Topo en el principio del nº 42 (264/265 USA). En el final de este último número, tendrá lugar el cruce argumental con las Secret Wars, que traerá un final inesperado: Hulka es nuevo miembro del grupo en sustitución de la Cosa (que se ha quedado en el mundo creado por el Todopoderoso). También (en la última página) Sue Richards sufrirá un ataque que afectará negativamente su embarazo, hasta tal punto que abortará en el siguiente relato número 44 (267/268 USA).

En la línea argumental que transcurre entre el nº 45 (268/269 USA) y nº 46 (270/271 USA) Terminus aparece por primera vez (lo que propiciará que Jeniffer conozca a Wyatt Wingfoot). En la segunda parte del número 46, Byrne desarrolla una historia ambientada en el pasado cuando Reed y Sue no poseían poderes y en el que realiza un maravilloso homenaje gráfico al dibujo de Jack Kirby/Dick Ayers (primer tándem gráfico, que realizó Los 4 Fantásticos de forma fija). En este número, también comienza un viaje hacia otra dimensión, que llevará a Reed Richards en el nº 47 (271 /272 USA) a la busca de sus orígenes y -sobre todo- de su propio padre. Una historia que llegará hasta el nº 48 (273/274 USA) que, en su segunda parte, contiene un relato dedicado a todo aquello que le está sucediendo a Ben Grimm en el planeta que el Todopoderoso creó con motivo de las Secret Wars. En el aspecto gráfico John Byrne decide que su trabajo ha de mejorar (todavía más) y para que ello sea posible, ha de centrarse en una sola parte de su trabajo: el dibujo a lápiz. Por esa razón el nº 273 USA, será el último en que «lo haga todo» (incluso la rotulación), y el nº 274 será entintado por Al Gordon.

El número 50 ha sido siempre un número especial, y, desde luego, ésa es la palabra que más se ajusta al contenido de este ejemplar aparecido en Febrero de 1987. En norteamérica, John Byrne estaba realizando los guiones de Los 4 Fantásticos y La Cosa al mismo tiempo. De tal forma que decidió realizar una especie de cruce de colecciones (274 de Los 4 F. y 19 de The Thing), para que los lectores pudiesen conocer el paralelismo que existía entre ambas. Por eso, en el 50 se reproducían las 7 primeras páginas del 274 USA para después seguir con el 19 USA de La Cosa, finalizando con 5 páginas más del mismo 274 USA, que terminaría en el nº 51. Así, gracias a esta planificación, los lectores de Forum pudieron leer completa -y perfectamente estructurada-la historia protagonizada por la Cosa. Además, en el nº 50 se confirman las relaciones entre Alicia y Johnny y, en el aspecto artístico, hay señalar que John Byrne deja de entintar sus dibujos, los cuales serán acabados por Al Gordon.


La segunda parte del nº 51 (274/275 USA) se inicia con un relato también muy especial: un relato que se le ocurrió a Byrne mientras observaba una ilustración de Kevin Nowlan, donde Shulkie trataba de evitar que un editor publicase unas fotografías de ella... en top-less. jHummmm!
En el nº 52 (276/277 USA) la familia Richards (en su nueva casa de Belle Porte), recibe el ataque de una especie de bruja que les llevará a enfrentarse a Mefisto. Paralelamente, la Cosa vuelve de su retiro voluntario en el mundo de las Guerras Secretas para darse cuenta que su novia y su mejor amigo son amantes. Además, en el 276 USA cambia el entintador, que a partir de ahora será: Jerry Ordway. En el nº 53 (277/278 USA), y a consecuencia de la situación entre Alicia y Johnny, Ben Grimm decide abandonar el grupo. En la segunda parte, Los 4 Fantásticos reciben un ataque de Kristoff (el hijo adoptivo del Dr. Muerte), quien logra arrancar de sus cimientos el edificio Baxter, hacerlo subir hacia el espacio exterior y, una vez allí, destruirlo. En el nº 54 (279/280 USA) finaliza el encuentro con Kristoff, comenzando una línea argumental que enfrentará a Los 4 Fantásticos con el Odiador y Psico-Man. Esta saga, que abarcará los números: 55 (280/281 USA), 56 (282/283 USA) y 57 (283/284 USA), tendrá a Sue Richards como personaje principal. En este relato gráfico John Byrne evoluciona el personaje de la Chica Invisible, convirtiéndola en la Mujer Invisible. En el nº 58 (285/286 USA) podemos encontrar, en primer lugar, una de las historias más entrañables y enternecedoras de las escritas por Byrne: un niño -fan de la Antorcha Humana- se quema el cuerpo al intentar parecerse a su héroe. Sólo una conversación con el Todopoderoso (dentro de un magnífico cruce), evita el fin de la Antorcha Humana como tal. Pero la intensidad narrativa no acaba aquí, en la segunda parte de dicho número, comienza lo que será el renacimiento (desde la animación suspendida) de Jean Grey y que acabará con la formación de Factor-X. En el nº 59 (286/287 USA) y 60 (287/290 USA) también tiene lugar una nueva reaparición, esta vez la del enemigo por antonomasia del grupo: el Dr. Muerte.


Los números 61 (Annual 19 USA) y 62 (Annual 19/289 USA) llevarán a nuestros héroes a la boda de Rayo Negro y Medusa, en el curso de la cual finaliza una historia que comenzó en el 137 USA de La Patrulla-X. En la segunda parte del n2 62, comienza una línea argumental que se desarrollará en el nº 63 (290/291 USA) y nº 64 (291/292 USA), y que llevará a Los 4 Fantásticos al Espacio a investigar un agujero interdimensional que da a la Zona Negativa (provocando un enfrentamiento con Blasstar y Anhilius) para, más tarde, viajar «mentalmente» al año 1936 acompañados de Nick Furia (quien pretenderá matar a Adolf Hitler).

En los números 65 (293/294 USA) y 66 (294/295 USA) Los 4 Fantásticos vuelven a la ciudad que les vio nacer, Central City, la cual ha sido aislada del mundo exterior mediante una cúpula que la «protegía» del exterior. Pero esta saga tiene en su plano artístico el aspecto más importante, ya que John «The Best» Byrne deja la colección. Con su marcha acaba una de las etapas más importantes que ha disfrutado esta colección de Los 4 Fantásticos. Un período de 47 números en el que Los 4 Fantásticos resurgieron de nuevo para ser más que nunca: El Comic Más Importante del Mundo. Pero la colección debe seguir, y el equipo creativo que comienza (a mitad de dicha saga), es el formado por: Roger Stern (guión), Jerry Ordway (dibujante) y Al Gordon (entintado), que acabarán esta historia.

Los números 67 y 68 (ambos el 296 USA), marcan el 25 Aniversario U.S.A. de Los 4 Fantásticos. Una celebración que reúne a autores de la trascendencia de: Stan Lee, Barry Windsor-Smith, John Buscema y Joe Sinnott (por poner sólo unos ejemplos) y que, de nuevo, (al igual que en el 1 USA) llevaría a nuestros personajes a la Isla de los Monstruos, señalando el retorno de la Cosa al grupo. Además, como el número se tuvo que dividir en dos, en el nº 68 Carlos Pacheco realizaría la única portada que ha dibujado para los 4 Fantásticos y que estaba dedicada a Stan Lee y Jack Kirby.

El nuevo equipo creativo para la colección estará compuesto por: Roger Stern (guión), John Buscema (dibujo) y Sal Buscema (entintado), e iniciará su etapa en el número 69 (297/298 USA). Un ejemplar que narra el enfrentamiento de Los 4 Fantásticos y Hulka contra un ser producto de la fusión de dos hermanos y que procede de otra galaxia. Enfrentamiento que finaliza en el nº 70 (298/299), que en su segunda parte narrará una pelea entre Hulka y la Cosa, siendo también en este episodio en el que se inaugura la Torre de Las 4 Libertades. El número 71 (300/301 USA) contiene el gran momento: Johnny y Alicia se casan y dejan a una Cosa moralmente hundida. En el nº 71 (300/301 USA) Reed, Sue y Ben recibirán el ataque del Brujo y en el nº 72 (301 /302 USA) Johnny y Alicia (en plena Luna de Miel) descubren un nuevo proyecto (Supervivencia) para evitar la muerte en caso de una gran explosión nuclear. En el nº 73 (Annual 21 USA) se narra la participación de Los 4 Fantásticos en la Guerra de la Evolución, y en el nº 74 (303/Annual 21 USA) se presenta el relato en el que Thundra le ofrece a Ben Grimm una nueva oportunidad -viajando al pasado- para rectificar sus errores y poderse casar con Alicia. El nº 75 (304/305 USA) marca el inicio de un nuevo equipo creativo formado por Steve Englehart (guión), John Buscema (que sigue como dibujante) y Joe Sinnot (entintado); una pareja artística que no colaboraba en tándem desde el nº 1. Y además es un ejemplar donde comienza la nueva reestructuración del grupo, que quedará finalmente en: la Cosa (como jefe), la Antorcha Humana, Crystal y Ms. Marvel. Paralelamente a esta reestructuración, Los 4 Fantásticos recibirán la visita del Dr. Muerte con el propósito de utilizar a Franklin Richards para liberar el alma de su mente -nº 76 (305/Annual 20 USA) y nº 77 (Annual 20 USA)-. Finalmente, en el número 78 (306/307 USA) Reed y Sue dejan el grupo para concentrarse más en la educación de su hijo y la naturaleza de sus poderes; momento que Diablo aprovechará para atacar a los «nuevos» 4 Fantásticos liderados por Ben Grimm. En el número 79 (308/309 USA) se iniciará una línea argumental que enfrentará a Ben, Jonny, Crystal y Sharon con Fasaud, un árabe con negocios petrolíferos que debido a un accidente se convirtió en un ser de pura energía. La consecuencia más directa de este enfrentamiento, es que Ben y Sharon pasan por el cinturón de rayos cósmicos, lo que provoca que la Cosa mute en un ser mucho más áspero y rocoso, y que Ms. Marvel se transforme en una Cosa de aspecto primitivo: en el nº 80 (309/310 USA). Es en este número donde Keith Pollard se convierte en el nuevo dibujante a lápiz. Esta transformación tiene lugar en Wakanda por lo que la Pantera Negra (que tiene como huésped al Dr. Muerte), les ayudará a volver a su cuartel general en New York, en el nº 81 (311/312 USA).


Entre este último número y el nº 82 (312/313 USA), Los 4 Fantásticos tienen un crossover con el 25 de Factor-X. En la segunda parte del 82, se inicia una saga que los llevará al Mundo Subterráneo, al castillo de Belasco -en el nº 83 (314/315 USA)- y al Pueblo Gato y el Maestro Pandemónium-en el nº 84 (315/316 USA)-- Finalmente, en la última página del 84, Ben descubre la palabra Todopoderoso, que no es otra cosa que el nombre con el que también se conoce a una raza extraterrestre llamada Nuwali, con los que se enfrentan en el nº 85 (317/Annual 22 USA). También, y de forma paralela a este último ejemplar, aparece a la venta el primer Especial de Los 4 Fantásticos. Un Especial Primavera, que incluía el nacimiento de Franklin Richards, y que estaba realizado por los propios creadores de Los 4 Fantásticos: Stan Lee y Jack Kirby (con tintas de Joe Sinnott).

1990 es un año que para la colección de Los 4 Fantásticos se abre con Atlantis Ataca -en el nº 86 (Annual 22 USA)-, y que continúa -en el 87 (318/319 USA)- con el inicio de una historia que incluirá al Dr. Muerte y al Hombre Molécula. Este episodio que finalizará en el nº 88 (319 USA), donde reaparecerá el Todopoderoso (esta vez el de Secret Wars). En el nº 87 se inicia el enfrentamiento entre la Cosa y La Masa, que tendrá su punto más álgido en el 350 USA de La Masa (que es donde finaliza el combate). Por otro lado Hulka y Ms. Marvel también tienen un choque de fuerzas durante la segunda parte del nº 89 y la primera del nº 90 (321/322 USA); dibujado por un artista invitado como Ron Lim. Además, el 90 también es el primer número dedicado al crossover de Inferno, con Gravitan como primer supervillano. En el número 91 (323/324 USA) entra un nuevo entintador: Romeo Tanghal y en sus páginas vemos aparecer a Mantis y a Kang el Conquistador. Además, a consecuencia de la magia de Inferno, la Antorcha Humana queda en un constante estado ígneo. A continuación, Los 4 Fantásticos se enfrentarán contra Necrodamus y, finalmente, en el nº 92 (324/325 USA) Estela Plateada ayudará al grupo contra la amenaza de Kang. En estos momentos (Junio de 1990), aparece el Especial Verano de Los 4 Fantásticos, (que será el segundo y último hasta la fecha). En este ejemplar (con material de los años 60, al igual que el anterior), mostraba en sus páginas el primer encuentro de Los 4 Fantásticos con Psico-Man, realizado por el tándem mítico: Stan Lee y Jack Kirby.

El nº 98 (326/327 USA) tiene en la parte creativa, un «cambio» en el nombre del guionista, que ahora pasará a llamarse: John Harkness. En la parte argumental destaca la vuelta al grupo de la Mujer Invisible y Mr. Fantástico (quien intentará curar el estado ígneo de la Antorcha Humana). En medio de todo esto, reciben el ataque de los nuevos 4 Temibles, que causan un accidente por el cual Ben Grimm deja de ser la Cosa, adoptando de nuevo su forma humana. A consecuencia de este hecho, Reed Richards vuelve a liderar el grupo en el nº 94 (327/328 USA), haciendo que Los 4 Fantásticos ataquen a Los 4 Temibles. Al final de esta confrontación, aparecerá Aron el Vigilante acompañado por el Hombre Dragón. Aron secuestrará a los dos grupos, somentiéndolos a animación suspendida, y creando dobles de Los 4 Fantásticos que se convertirán en sus peones. Y en estado de hibernación, Ben, Sue, Reed y Johnny, -en el nº 95 (329/330 USA), nº 96 (330/331 USA) y nº 97 (332/333 USA)-, sueñan con una serie de hechos que hubiesen podido ocurrir en la vida real si Aron no hubiera intervenido. Finalmente, en el nº 98 (334/335 USA), Aron se verá superado por los acontecimientos (y la confrontación con Los 4 Fantásticos), haciendo que todo vuelva a la normalidad. En la segunda parte del nº 98, comienzan los Actos de Venganza, que continúan en el nº 99 (335/336 USA), donde todo el grupo viaja a Washington para testificar ante el Subcomité Especial del Congreso sobre la propuesta de Ley de Registro de Superhéroes. Pero en el plano creativo, aparece un nuevo guionista que no es otro que: Walter Simonson, quien escribirá la colección hasta que en este número 100 (337,338 y 339 USA) que tienes en tus manos inicia su etapa como autor total de la colección. Hasta aquí los «primeros» 100 números de Los 4 Fantásticos, a partir de ahora la colección comienza una nueva etapa de la mano del señor Simonson, que sólo ha hecho que comenzar. No esperes más y... ¡Conócela y disfrútala! ■ Raimon Fonseca.

Los 4 Fantásticos nº100, publicado por editorial Planeta De-Agostini, marzo 1991.

LOS 4 FANTASTICOS Nº100

 100 números y 8 años después
¡AQUÍ SIGUEN LOS 4 FANTÁSTICOS!



    






















Toda leyenda tiene su Homero...
A veces se trata de un rapsoda ciego... Otras es la voz anónima del pueblo, que transmite las hazañas del héroe... Más frecuentemente, se unen Homero y quienes repiten de siglo en siglo sus palabras, hasta crear un mundo, un universo de leyenda... En 1962 apareció en los USA el número uno de la serie de comic-books The Fantastic Four.

Nadie sabía que entonces comenzaba una nueva Era, nadie sabía que The Fantastic Four habían de ser el origen del Universo Marvel... como resultado de la colaboración de Stan Lee, «El Hombre», y Jack Kirby, «El Rey», tal y como durante décadas fueron llamados estos modernos creadores de leyendas por millones de lectores de todo el mundo.


En la primavera de 1983, tras haber publicado sus tres primeras colecciones de comic-books en enero del mismo año, Ediciones Forum lanzaba el nº 91 de su nueva colección los 4 Fantásticos, presentado con un rotundo «¡Aquí están Los 4 Fantásticos!». Se trataba del primer tirón de crecimiento de Forum y era obligado contar con tales protagonistas, auténticos argonautas del Universo Marvel. Por supuesto, dado que la Historia de Comics Forum es aún corta y lo mucho que aún queda por hacer y editar, ha habido otras ediciones, previas, de los 4 Fantásticos, aunque ninguna que alcanzase la importancia de lo hecho por Comics Forum. Como demostración está el haber publicado toda la «Época Byrne», desde el número 18 hasta el 46 y del 51 al 64 de la edición española. ¡Ahí es nada! ¡Casi medio centenar de números escritos y dibujados por John Byrne! ¡60 números de la edición USA! Como decía, tras afianzar sus colecciones Conan el Bárbaro, Spiderman, el Hombre Araña y La Masa, Ediciones Forum -que así se llamaba entonces nuestra empresa- dio un paso adelante con la publicación de cuatro nuevas colecciones de comics Marvel: Los 4 Fantásticos, Los Vengadores, Daredevil y Thor El Poderoso. Inmediatamente seguirían otras muchas, hasta llegar, paso a paso y a través de distintas etapas el momento actual, cuando Comics Forum, de Editorial Planeta-De Agostini, S.A. se ha convertido en «la editorial Marvel» más importante fuera de los USA. Por supuesto, no todos los títulos han alcanzado igual fortuna, en esto el público lector es soberano, y sus gustos y preferencias son los que imponen la permanencia y el éxito o la cancelación de las colecciones... Con The Fantastic Four surgió y se afianzó el Universo Marvel... Con Los 4 Fantásticos se configura el buen hacer y el bien editar de Comics Forum. En nuestra pequeña historia habrá que dar todo el mérito a quienes la han escrito y dibujado, a quienes han traducido y rotulado, a quienes han coordinado y editado. Ahí están, como ejemplo de los autores publicados: Marv Wolfman, Keith Pollard, Joe Sinnot, Sal Buscema, John Byrne, Doug Moench, Paul Gulacy,

Bill Sienkiewicz... A la traducción y rotulación, Luis Ferrado y Enrique Vila en el primer número Forum, después, en la rotulación, Jordi Solé, Toni Bao, Enrique Torres, Elena Gueimunde, hasta llegar a Rosa Fabrellas, mientras que Ferrado pasó la traducción a Francisco Pérez Navarro en nuestro nº 28, quien la pasó a Cristina Macía, ésta a Jesús Carruesco, hasta llegar, a partir del nº 91, a Eduardo Braun. La coordinación/edición fue realizada inicialmente desde la Redacción, pasando posteriormente a Antonio Moreno, de gratísimo recuerdo por su trabajo y por sus mil ideas en favor de los fans, pasando, a su marcha hacia otras tierras, a manos del ecuánime, larguirucho, serio y animoso Jordi Estruch (que me sorprendió y a quien admiré desde qué supe que era el traductor al catalán de Mi guerra de España de Mika Etchebéhére.)

Y así hemos llegado a este número 100, supervisado por Marce Hernández, coordinado por Jordi Estruch, traducido por Eduardo Braun, rotulado por Rosa Fabrellas... para lograr la edición española de los números 336,337,338 y 339 con esplendorosos guiones y dibujos de Walter Simonson ¡Excelsior! Y con una impecable e impresionante cubierta doble de Carlos Pacheco, gloria nacional del comic-book USA. A todos ellos, mi gratitud como lector de tebeos y como Editor (pronúnciese a la americana) de Comics Forum.

Y aún quedan muchas cosas por comentar y destacar -como se hace en su debido lugar, en las páginas interiores de este número-, como es la autoría multicompartida del nº 67 español, realizado por Stan Lee, Jim Shooter, de añorada amistad, Barry Windsor-Smith, John Buscema y Klaus Janson entre otros. Mas los autores que continuaron al muy excelentísimo Byrne: Steve Englehart, Roy Thomas, Tony de Zúñiga, Rich Buckler, Keith Pollard... hasta llegar en este número 100 a la total autoría de Walt Simonson (que permanecerá como autor de guión y dibujos hasta el nº 346 USA, pasando entonces los lápices a Arthur Adams, para recuperarlos Simonson después, volver a dejarlos y así hasta abandonar, desgraciadamente, la serie).

Entre las novedades, que este número 100 de la edición de Comics Forum arrastra... está el cambio de formato, reduciéndose éste a partir del nº 101 al formato americano, según petición y respuesta mayoritaria de los lectores a las encuestas de opinión realizadas por la empresa. Se trata de un intento, de una decisión, ya definitiva e imparable, para unificar a medio plazo todos los formatos de todas las colecciones de comic-books publicadas por Comics Forum. Sé bien que, como cualquier otra decisión, ésta será aplaudida o denostada desde el patio de butacas... Todo sea por los comics y por su maravilloso público. En todos los casos... ¡Seguimos! Este nº 100, con sus 96 páginas, con Walt Simonson, con artículos y cronologías y mucha historia y con Carlos Pacheco, marca un hito que demuestra que el tiempo pasa.


¡Ocho años ya de Comics Forum!
Y, curiosamente, los héroes de papel no envejecen, pese a sus críticos. Bueno, quizá los héroes sí, y nosotros también, pero los superhéroes no parecen acusar el paso del tiempo, pese a las muertes, las crisis y las múltiples bajas que han sembrado en sus filas... Pero, de toda manera los superhéroes viven hoy su momento editorial más esplendoroso en España. Tanto por la oferta y variedad de títulos como por la demanda y aceptación por parte de sus lectores. Es cierto que vivimos tiempos de crisis y los sociólogos tienen teorías sobre todo esto. También yo; la mía es muy sencilla: ni todo es tan bueno como los fans dicen, ni tan malo como los críticos quieren. Sólo hay dos clases de comics: los buenos y las malos. Final: en 1991 se cumplen cincuenta años de edición y presencia de los superhéroes americanos en España. ■ Antonio Martín (con apuntes de Juanjo Sarto)



WALT SIMONSON: EL RETORNO DEL GENIO
 Tras una etapa en que Los 4 Fantásticos iban un poco a la deriva, salta la gran noticia: Walt Simonson se iba a encargar de las aventuras del famoso cuarteto. Inmediatamente surgen dos preguntas, ¿quién es este Simonson? y, sobre todo, ¿qué puede hacer él con Los 4 Fantásticos que no hiciera cualquier otro? Para contestar ambas preguntas hemos de analizar, aunque sea revemente, su trayectoria profesional.

Viñeta de The Mighty Thor N.s 27! (may-781 por Walt Simonson y Tony DeZuñiga. En ella vemos a Thor y al Hombre de Hierro, dos de los personajes favoritos de Simonson.



PRIMEROS TRABAJOS PROFESIONALES EN SUPERHÉROES

 Tras una serie de trabajos semiprofesionales a principios de los 70, la calidad de su trabajo le abrió las puertas de Editoriales como Gold Key o DC Comics. Y fue en ésta última donde empezó a dar muestras de su gran potencial como dibujante. Empezó realizando historias cortas de ciencia-ficción, bélicas y de capa y espada. Aquí empezamos a ver sus características como dibujante. Su dibujo ágil, incluso salvaje, unido a un entintado suelto, en absoluto detallista, ya quedan reflejados en estos números. No hay que olvidar tampoco su narrativa, siempre espectacular y su tratamiento grandilocuente de la onomatopeya. En esta época la serie Detective Comics, que albergaba aventuras de Batman, tenía cien páginas por número, lo que obligaba a introducir múltiples aventuras de «relleno». En este marco nació Manhunter, creado por Archie Goodwin y Walt Simonson.

 La calidad de las historias de Goodwin se complementaba perfectamente con la fuerza expresiva de Simonson, de esta manera el personaje fue un éxito y resultó galardonado con varios premios. En su inicio, Detective Comics Nº 437 (oct-73), las aventuras de Manhunter sólo tenían ocho páginas, pero el éxito del personaje le llevó a que su conclusión, Detective Comics Nº 443 (oct-74), no sólo tuviera veinte páginas, sino que estuviera co-protagonizado por el mismísimo Batman después de Manhunter el prestigio de Simonson creció y por tanto recibió encargos de más entidad. Así realizó la actualización del Dr. Fate, diversas aventuras de Batman, tanto para Detective Comics como para Batman propiamente dicho, y llevó durante algún tiempo series regulares como Metal Men y Hercules Unbound. En la primera demostró su gran versatilidad en la caracterización de personajes, sin perder un ápice de su arrollador estilo. Es en Hércules donde nos encontramos con uno de los elementos clave de su personalidad. En esta serie realizó seis episodios pero sólo entintó los dos últimos. En estas dos aventuras, Hercules Unbound Nº 11 (jun-77) y Nº12 (ago-77), Simonson demuestra su gusto por el tratamiento de personajes mitológicos de gran entindad, como es el caso del hijo de Zeus. Con guiones de Cary Bates, se desarrolla una historia épica de dioses y contradioses que Simonson plasma en dibujos con inigualable maestría. Su estilo sigue siendo básicamente el del principio, pero más depurado, sobre todo en lo que al entintado se refiere.

LLEGADA A MARVEL
Con una larga experiencia profesional y un gran prestigio en el campo de los comics, Simonson ficha por Marvel viendo cumplida una de sus grandes ilusiones. Ya había realizado anteriormente aventuras cortas para The Savage Sword of Conan (publicadas en el Super Conan Nº 6 de Forum) y ahora tenía la ocasión de realizar aventuras más relacionadas con superhéroes. De esta manera dibuja series tales como The Rampaging Hulk, Marvel Comics Super Special (los dedicados a Encuentros en la Tercera Fase y el primero de Kiss) y sobre todo The Mighty Thor. Este sería su primer contacto con el personaje que le haría famoso. Realizó del número 260, de junio de 1977, al 271 de mayo de 1978. Pero desgraciadamente, ni el guión ni las tintas eran suyas con lo cual su personalidad quedó muy diluida. Una de las características de su trabajo en Marvel fue precisamente que era entintado muy a menudo por otros artistas. Estos entintadores, entre los que se cuentan Alfredo Alcalá, Tony DeZuñiga y Klaus Janson por citar algunos, no eran en absoluto malos, pero el dibujo a lápiz de Simonson necesitaba de sus propias tintas para ser realmente completo. Esta circunstancia afortunadamente fue cambiando progresivamente.

Ya en los años ochenta nos encontramos con un Simonson metido de lleno en el campo de la ciencia-ficción, realizando Battlestar Galáctica y Star Wars. Es en esta época donde empieza a demostrar sus valores escribiendo ya algunos guiones. Más tarde y junto a Chris Claremont y Terry Austin lleva a cabo el Marvel and DC Presents Nº 1 (1982), publicado por Forum y que narra el encuentro entre Los X-Men y Los Nuevos Titanes. En este episodio las magníficas tintas de Austin se acoplan perfectamente al estilo de Simonson respetándolo en gran medida, lográndose así un gran resultado. Al año siguiente nos encontramos con dos acontecimientos especialmente interesantes. En primer lugar nos encontramos con la Marvel Graphic Novel Nº 6 protagonizada por los Star Slamers y publicada por Forum. En este álbum Simonson realiza, ojo al dato, guión, lápiz y tinta logrando con ello una obra completa de un, por fin, autor completo. De hecho esta novela está adaptada de un relato de juventud del propio Simonson. En segundo lugar tenemos el The Mighty Thor Nº 337 (nov-83). Este número supone un nuevo comienzo para el personaje. Tras una época bastante pronunciada durante la cual el personaje había perdido el rumbo, Simonson se hizo cargo de la serie. Pero no como lo había hecho en el número 260; ahora era el responsable absoluto, realizando guión, lápiz y tinta. Al enfrentarse con plenos poderes a un personaje tan perdido, Simonson remodela por completo a Thor y le da un nuevo enfoque a la serie. Es en este nuevo enfoque donde demostró su madera de guionista. Aparte de trazar una historia muy complicada, ésta se vio repleta de subhistorias que se cruzaban. De esta manera, sin perder nunca la claridad, el guión se iba complicando cada vez más sin que a Simonson se le fuera de las manos. Ahí tenemos la grandiosa saga de Surtur, probablemente la más épica de las aventuras de Thor. El dominio del guión quedó bien patente y contrasta con otros dibujantes metidos a guionistas que, al tercer número escrito, ya han perdido el oremus y arruinan estupendos argumentos. El dibujo ha ganado, si cabe, en fuerza y expresividad. Las figuras tienen más movimiento y los escenarios más grandilocuencia, todo esto logrado con trazos largos y duros, que huyen del detallismo exagerado, pero no pierden en realismo. La etapa de Simonson duró hasta el The Mighty Thor N.2 382 (ago-87) y, como se puede deducir por las fechas, fue
una etapa larguísima en la que necesitó ayuda, sobre todo cuando empezó a ocuparse de otras colecciones al mismo tiempo. A las tintas destacó la labor del ya comentado Austin, que siguió adaptándose perfectamente al estilo de los lápices. En los lápices se produjo toda una revelación, el dibujante sustituto fue el denostado, por algunos, Sal Buscema. Pero aquí Sal, hermano pequeño de John, realiza un excelente trabajo quizá inspirado por el «maestro» Simonson. Aparte de Thor, Simonson realizó diversos trabajos en esta época, realizando Factor-X, con guiones de su mujer Louise, y sobre todo empieza a hacer labores de guionista dejando los dibujos a otros artistas. Así tenemos historias suyas, por sólo citar algunas, en la miniserie Balder, en la maxiserie The Eternals y ya a finales de los ochenta en The Avengers. También realizó guiones para mulantes en Havok & Wolwerine y en The Jungle Adventure, ambas protagonizadas por Lobezno.


Quizá en esta etapa Simonson está un poco hastiado y sus dibujos para Factor-X pierden algo de calidad y algunos de los guiones citados en el párrafo anterior no tienen la fuerza acostumbrada del autor. El haber dejado los guiones de la serie The Avengers con sólo diez episodios realizados quizá le dejara con muchas ideas sin oportunidad de plasmar. Pero a un profesional de la talla de Simonson no le faltan oportunidades y pronto le cae el encargo de realizar Los 4 Fantásticos.

LOS 4 FANTÁSTICOS: UN NUEVO RETO
En esta etapa Simonson ya no es una promesa, como cuando entró en DC, ni un profesional, como cuando entró en Marvel, ahora es uno de los artistas completos más reputados del medio. Pero esto no es óbice para que no le suponga una gran responsabilidad el encargarse de Los 4 Fantásticos, ya que al fin y al cabo es la colección madre de Marvel.

Detrás de él tiene la grandiosa etapa de Lee y de Kirby y el problema consiste en hacer honor a dicha etapa como muchos han intentado y no todos han conseguido. Pero Simonson tiene mucho a su favor, una gran experiencia de la que sacará el mejor partido. Después de guionizar los Fantastic Four Nºs 334, 335 y 337, en los que daría un toque de humor a la conocida saga Actos de Venganza, Simonson empieza realizando el guión, dibujo y tinta en el Nº 337 (feb-90). Y son precisamente éste y los dos siguientes los que forman este Especial. Cuando hemos comentado que Simonson utiliza toda su experiencia anterior, al leer estos números vemos que la expresión es realmente acertada. Empieza la saga desde cero, lógicamente, pero se apoya en gran medida en argumentos que ya nabía desarrollado anteriormente en la maxiserie de The Eternals y, sobre todo, en su etapa en Los Vengadores. Así Simonson termina de perfilar guiones que quizá iban dedicados a esta última colección. La aparición en esta saga del Hombre de Hierro y Thor ayudando a Los 4 Fantásticos deja aún más patente esta relación.


De nuevo Thor y el Hombre de Hierro, esta vez en Los 4 Fantásticos.

El comienzo de la aventura de Simonson es tan espectacular como la que realizó en Thor. Pero ahora abandona el tema mitológico, tan estimado por él, y se adentra en la ciencia-ficción. De esta manera nos encontramos con pliegues en el tiempo, máquinas futuristas y paradojas cuántico-relativistas. Pero todo este exagerado marco constituye, en parte, un homenaje a los míticos Lee y Kirby. La máquina protagonista de la historia ya la había esbozado Lee en el Fantastic Four Nº 51 (jun-66) y la referencia a Kirby la tenemos en las espectaculares dobles páginas que nos brinda Simonson. Una característica fundamental de la historia es que pese a su carácter cósmico y grandilocuente, no deja de tener guiños hacia el lector detallista. Así podemos ver cómo Shary emplea una frase textualmente sacada de El Mago de Oz, o bien tenemos que el medio de transporte temporal, una especie de trineo, se llama Rosebud, igual que el trineo fundamental en la trama argumental de Ciudadano Kane. Otra constante en la obra de Simonson son los dinosaurios, que aquí se ven reflejados en la obsesión de Franklin por ver una exposición de éstos.



Respecto a la parte gráfica nos encontramos con una serie de novedades. Simonson recurre en esta obra a una serie de recursos ajenos al dibujo propiamente dicho. Para lograr resultados espectaculares, dentro del campo de la ciencia-ficción, no duda en hacer montajes superpuestos, utilizar tramas en gran medida y hacer un montón de viñetas totalmente en negro si la acción lo requiere. Son soluciones fáciles y cómodas sin duda, pero no por eso menos eficaces. Otra particularidad es su modo de dibujar a la Cosa. Cada dibujante da su versión particular y la de Simonson es hacerla realmente grande y con la cabeza pequeña. El resultado final es una obra realmente atractiva y que es capaz de cautivar a cualquiera. Añora la pregunta es ¿alcanzará Simonson en esta colección los niveles alcanzados en Thor? Sólo el tiempo nos lo dirá, pero de momento tenemos el dato de que ahora Simonson se dedica a guionizar nada más dejando la parte gráfica a gente como Arthur Adams, ¿será para bien, será para mal? La cuestión es que Simonson es sin duda un genio y hay que disfrutarlo en cualquiera de las facetas en las que se nos presente. ■ Alejandro Martínez Viturtia y Francisco López Ortiz.


Publicado en Los 4 Fantasticos nº100, publicado por editorial Planeta De-Agostini, marzo 1991.

sábado, 23 de agosto de 2014

El gran sueño americano de David Rubín


El dibujante ha logrado introducir su obra en el impermeable mercado de EE UU gracias a 'El héroe'

TEREIXA CONSTENLA A Coruña 23 AGO 2014

Página de 'The rise of Aurora West', de David Rubín y Paul Pope.

David Rubín (Ourense, 1977) tiene la piel blanquecina. La prueba del delito. Entre los dibujantes abunda la tez lechosa, propia de quienes escatiman horas al sol. Para mantener la frenética productividad de Rubín, que intenta publicar un álbum al año, es necesario empalidecer mucho. Rubín lo hace a conciencia: trabaja de lunes a domingo, entre ocho y diez horas diarias, sin vacaciones ni fiestas de guardar. Pese a ello, como se repite en otros casos del gremio, se presenta como un hombre satisfecho. Dibujar es todo lo que siempre deseó hacer, viniendo como venía de una saga de periodistas con dotes para la música y habiendo pasado durante diez años por el sector audiovisual, del que conserva ingratos recuerdos. “Gano menos pero vivo más feliz”.

Sentado en la terraza de una pequeña plaza de A Coruña, entre chillidos de gaviotas y olores atlánticos, Rubín revive su reciente experiencia en Burundi, adonde viajó invitado por Intermón Oxfam para un libro colectivo que saldrá en unos meses. Un impacto que le obliga a reflexionar sobre la educación, ahora que está a las puertas del nacimiento de su primera hija, Auria, y sobre la desigualdad. “Tienen derecho a tan pocas cosas que por no tener no tienen ni derecho a su reflejo”. Su historia, Los niños sin espejo, se adentrará en un lugar libre de selfies y necesitado de casi todo excepto de talante positivo. “Tener una vaca en Burundi es como tener un plan de pensiones”.

Rubín habla fuerte con frases redondas. Sus cómics son igual de contundentes, con dibujos a menudo tan titánicos como los seres que los pueblan. Lo que hizo en El héroe (600 páginas sobre el mito de Heracles donde comparten espacio el mp3 y la barca de Caronte) le abrió las puertas de Estados Unidos. Después de verlo, Paul Pope, un autor independiente capaz de rendir a la industria —su Batman: Año 100 para DC Cómics ganó dos Eisner en 2007—, le invitó a ilustrar sus álbumes sobre una heroína adolescente, Aurora West, su próximo trabajo. “Intentamos recuperar el espíritu de los cómic de superhéroes, aunque Aurora West no tiene superpoderes”.


El dibujante David Rubín.

No es una novedad que los dibujantes españoles triunfen en uno de los vértices del triángulo industrial del cómic (Japón y Francia serían los otros), pero escasean aún quienes se abren camino con sus creaciones de autor. Rubín ha exportado su sello a diferencia de los autores que fichan por grandes compañías americanas, que pagan sin estrecheces a cambio de diluir las señas de identidad. Nadie mejor que la ilustradora Emma Ríos, compañera de Rubín en el colectivo gallego Polaqia, captada por uno de los grandes, para sintetizar su frustración. “Marvel paga bien, pero no es tu obra”, contó en una entrevista en 2013.

No es fácil decir que no. Firmas con un sello como Marvel o DC y se acaban las incertidumbres económicas. Rubín, de momento, aguanta. “La tentación de dedicarme sólo a esto es grande porque se paga mucho mejor, pero mientras pueda seguiré así. El mejor camino es exportar obra y no sólo mano de obra”. Él está a punto de hacer lo que pocos —Ana Miralles y Emilio Ruiz con Wáluk también lo han conseguido— habían logrado hasta ahora: la traducción en EE UU de sus obras. El primer tomo de El héroe saldrá allí en 2015 con Dark Horse, mientras que Image publicará Beowulf, la potente obra que firmó el año pasado junto al guionista Santiago García que adapta una leyenda nórdica.

David Rubín se desplaza con comodidad entre los dos carriles, el americano y el español. Para este también ultima una nueva novela gráfica, con guion de Marcos Prior, que aspira a no dejar títere con cabeza: Gran hotel Abismo. “Es la historia con más vertiente política de todas las que he hecho hasta ahora. Es una crítica demoledora al actual sistema político y cómo pueden destrozarnos la vida desde arriba. Queremos que sea un arma de destrucción masiva desde el cómic contra la corrupción política”.

El ilustrador practica un deporte de riesgo: decir lo que piensa, también en las redes sociales, donde escorarse a un lado u otro suele implicar un peaje para quienes viven de vender su talento creativo. Tiene coraza y tozudez de superhéroe. Siempre ambicionó vivir del medio y, finalmente, lo ha conseguido. “El audiovisual me proporcionaba una nómina y una seguridad, pero el cómic siempre ha sido lo mío”. De su experiencia profesional en el mundo audiovisual —codirigió una película de animación en 3D, O espíritu do bosque— conserva malas impresiones. De su trabajo altruista en Polaqia, el colectivo de dibujantes gallegos (Kike Benlloch, Jano Viñuela o Alberto Vázquez, entre otros) que se juntó para buscar un lugar bajo el sol —la industria del cómic era un erial allá por 2001—, habla con afecto.

Hicieron una revolución, la revista Barsowia, premiada en el Salón del Cómic de Barcelona y respetada lo suficiente para servir de canal de publicación de autores internacionales a pesar de estar escrita en gallego. Y también hicieron una inversión: de aquel grupo de amantes del cómic que trabajó durante una década por amor al arte salieron grandes triunfadores de hoy: Emma Ríos, fichada por Marvel y seleccionada para los premios Eisner por su portada de Pretty Deadly (Image) o José Domingo, que también compitió este año en los Eisner por su aplaudido tebeo Aventuras de un oficinista japonés (Bang!). “Nos sirvió para dar a conocer a autores y para impulsarnos. Nos autoeditábamos, pero no llegamos a convertirnos en una editorial profesional porque cuando llegó ese momento, decidimos cerrar el chiringuito e irnos del ruedo como una buena banda de rock. En el mejor momento”.

The rise of Aurora West saldrá en septiembre en EE UU y en noviembre en España con Mondadori.

 Una década de obra gráfica

El circo del desaliento (2005). Astiberri.
La tetería del oso malayo (2006). Astiberri.
Cuaderno de tormentas (2008). Planeta-De Agostini.
El héroe 1 y 2 (2011 y 2012): Astiberri.
El monte de las ánimas (2009). SM. Adaptación de la obra de Gustavo Adolfo Bécquer.
Solomon Kane (2010). Astiberri. Ilustración de cuentos de Robert E. Howard.
Uxío Novoneyra: A voz herdada (2010). Xunta de Galicia Guión de Kike Benlloch.
Beowulf (2013). Astiberri. Con guión de Santiago García.




El Pais 23 agosto 2014

MINDY LEE

 Esta en Los Angeles, California, estudió en la Universidad de San Diego (diseño gráfico) y en el Art Center College of Design. Ha trabajado en varios videojuegos haciendo storyboard (Darkwach), fondos (Coconut Fred´s Fruit Salad Island), ideas y personajes (Lord of the Rings: Conquest, WildStar) y en películas como Monstruos University, y también en comics (Spera). 

Más información y/o dibujos en su blog/tumblr

Via Cartoon Brew